Los peligros de los braseros al interior de las viviendas

El monóxido de carbono es un gas altamente venenoso para las personas que al ser respirado en altas concentraciones puede llegar a causar incluso la muerte. Además al tratarse de un gas sin olor ni color, resulta muy difícil detectar su presencia, es por ello que se le suele denominar como “asesino silencioso”.

Cuando hablamos de monóxido de carbono, siempre hemos de pensar en una combustión como agente causal, entendiendo por combustión cuando algo se quema, bien sean sólidos, líquidos o gases.

Cuando hay una buena combustión, es decir cuando hay oxigeno suficiente, no deben existir otros problemas. Lo preocupante es cuando falta oxígeno y se produce mala combustión como sucede en los “braseros con carbón ” que son los causantes de muchos de estos accidentes, pues la combustión incompleta genera monóxido de carbono.

En términos generales, debemos sospechar su existencia, sobretodo en ambientes donde hay una fuente de combustión sin ventilación suficiente. Desconfiemos de los llamados ambientes viciados.

En quemadores de cocinas, estufas y calefactores a gas en general, debemos sospechar su producción cuando la llama pasa de ser azulada, que es sinónimo de buena combustión; a color amarillo – anaranjado.

También debemos sospecharlo por un tiznado excesivo de las ollas de cocina, conductos de evacuación o en su salida al exterior.

¿Cómo actúa el monóxido de carbono sobre la salud de las personas?

Este gas ingresa al organismo a través de los pulmones y desde allí, captado por la hemoglobina de la sangre y ocupando el lugar que le correspondería al oxígeno, llega a todos los órganos y tejidos de nuestro organismo.

Asimismo, señalar que la afinidad de la hemoglobina por este gas es muy superior a la del oxígeno, por lo que en presencia de este, siempre va a llegar a los tejidos monóxido de carbono en vez del oxígeno necesario.

Son especialmente vulnerables los enfermos cardíacos y pulmonares, bebés, niños pequeños, mujeres embarazadas y personas de edad avanzada.

Los síntomas de intoxicación pueden ser debilidad, cansancio y tendencia al sueño, mareos, dolor de cabeza, náuseas, vómitos, etc.), hasta llegar a causar la muerte en algunas ocasiones, si se encuentra durmiendo.

Medidas de prevención

1. Haga revisar anualmente sus instalaciones de gas y electricidad, asi como chimeneas y tiros de evacuación de gases en general.

2. Asegure siempre una correcta ventilación y renovación de aire en los locales donde hay cualquier tipo de combustión. La evacuación de gases siempre se hará a espacios abiertos.

3. No queme carbón en el interior de la vivienda (Ni siquiera en chimeneas).

4. Evite utilizar calefacción con llamas o brasa como “braseros ” mientras duerme.

5. No caliente el motor del vehículo ni lo deje funcionado en lugares cerrados o mal ventilados. Cierre puestas y ventanas de comunicación con el resto de la casa.

       



El Illapelino

Diario Electrónico de la comuna de Illapel, perteneciente a la Red de Diarios Comunales, que está presente en las 15 comunas de la Región de Coquimbo, entregando noticias y actualidad en cada una de ellas.